¿Qué parte del fracaso escolar corresponde a los padres?

Dentro de los múltiples factores que se esconden detrás de un fracaso escolar, es importante hacer una reflexión sobre la incidencia que la familia puede tener en dicho fracaso.

El fracaso escolar en España es, en la actualidad, un problema creciente que afecta a la mayoría de los hogares de todas las capas sociales y que requiere un análisis por parte de todos.

Sin duda, la educación juega un papel relevante en favor de la libertad y la realización personal del individuo y es de gran importancia para el desarrollo de una sociedad en la que cada vez es más necesaria una mayor cualificación profesional para conseguir un puesto de trabajo. Sin embargo, más del 25 por ciento de los jóvenes españoles abandonan el sistema educativo sin ninguna titulación. Un conjunto de cambios importantes se han producido durante los últimos años en nuestra sociedad, como, por ejemplo, la incorporación de la mujer al mercado laboral. La madre, que era quien asumía la tarea de educar o controlar la educación de los hijos, ya no permanece en el hogar. ¿Quién asume ahora el papel de educador/a? ¿Nos hemos preocupado de saber en quién hemos delegado la educación de nuestros hijos? ¿Son el mercado y la publicidad los encargados de modelar su personalidad? Las nuevas aficiones infantiles, tales como consolas, videojuegos, el ordenador o la televisión son utilizadas sin control horario ni temático por la ausencia de un adulto que les inculque unas normas adecuadas de conducta con las que enriquecer su ocio (lectura, contacto con la Naturaleza, diálogo en familia, etcétera). Todo ello indica que en algo nos estamos equivocando.

La educación de los hijos es algo que requiere dedicación; sin embargo, los jóvenes, hoy en día, están menos atendidos y más tiempo abandonados a su suerte que antes. La influencia de la familia es fundamental para la estabilidad emocional de un niño y el deber de los padres es proporcionar a los hijos un entorno rico en posibilidades, y un fracaso escolar no deja de ser, en parte, un fracasopersonal de los progenitores.

Cuando un hijo trae sus primeras calificaciones negativas, antes de castigar, gritar o reprender, debiéramos preguntarnos si durante las diez o doce semanas que dura una evaluación nos hemos preocupado de la educación de nuestro hijo, de compartir, en definitiva, nuestro tiempo con él. Es en ese primer momento cuando tenemos la opción de elegir, si volver a nuestra dinámica del día a día y olvidarnos hasta la próxima evaluación o, por el contrario, aceptar que la familia, ante un posiblefracaso escolar, debe adoptar un papel prioritario para la solución del mismo y, en consecuencia, rectificar cuando aún estamos a tiempo. La decisión es nuestra, porque permítanme recordarles que este problema nos afecta a todos, ya que nuestro futuro estará mañana en las manos de nuestros hijos.

Fátima Fernández profesora y autora de libros infantiles.

Articulo publicado en La Nueva España el 12 de febrero de 2008

Artículo tomado de:

http://viajarsinprisa.net/%C2%BFque-parte-del-fracaso-escolar-corresponde-a-los-padres-por-fatima-fernandez/?utm_source=feedburner&utm_medium=twitter&utm_campaign=Feed%3A+ViajarSinPrisa+%28Viajar+sin+Prisa%29&utm_content=Twitter

Acerca de tonavasseur2011
Contador Público y Psicopedagoga. Mi pasión: la Matemática... en un continuo aprender y enseñar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: