Las neurociencias acuden en ayuda de los aprendices con discalculia

Como la dislexia, la discalculia es una condición innata que afecta hasta un 7% de la población. Ciertas anormalidades cerebrales provocan una “discapacidad aritmética” que complica el aprendizaje, pero nuevos estudios en el campo de las neurociencias han permitido desarrollar didácticas y software para superar el trastorno.

A pesar de ser tan común como la dislexia, una afección bien conocida en las escuelas, la discalculia no ha recibido la atención debida. Y tal como sucede con la dislexia, se trata de una condición innata, genéticamente determinada según pruebas realizadas con gemelos, y por lo tanto hereditaria.

Ahora, científicos y educadores han identificado las redes neurales involucradas en la aritmética, revelando ciertas anormalidades en el cerebro de los afectados por discalculia. Los resultados acaban de ser publicados en la revista Science bajo el título: “Discalculia, del cerebro a la educación”.

La profesora Diana Laurillard, coautora del trabajo y miembro del Instituto de Educación de la Universidad de Londres, comentó que “el carácter hereditario de la discalculia no quiere decir que no podamos hacer nada para combatirla. Como con la dislexia, hay didácticas especiales que pueden ser de ayuda. En el Instituto de Educación hemos desarrollado recursos digitales específicos para ayudar a los niños con discalculia, basados en estudios cerebrales que muestran exactamente dónde está el problema en el cerebro”.

La profesora Laurillard agregó que “los resultados provistos por las neurociencias y la psicología del desarrollo nos dicen que los aprendices con discalculia necesitan practicar la manipulación numérica mucho más que el resto de los estudiantes. Esto se logra con software adaptativo, lúdico, que se enfoque en dar sentido a los números emulando lo que los maestros especialmente entrenados saben hacer, a fin de que el niño practique más allá del aula y pueda construir el conocimiento básico necesario para dominar la aritmética”.

Puede sospecharse discalculia frente a dos indicadores comunes:

  • comparar, contar y operar con números usando los dedos, más allá de la edad normal,
  • tener dificultades con las tareas de estimación numérica (medidas, cantidades, etc).

Por ejemplo, cuando para decidir qué naipe es mayor hace falta contar los símbolos en cada baraja, o cuando para ubicar el 8 entre el 3 y el 9 hace falta contar los espacios intermedios. La discalculia también se manifiesta a través de errores típicos, como contar de  a diez y decir “70, 80, 90, 100, 200, 300”, o cuando se presentan estimaciones absurdas como que la altura de un cuarto es de 100 metros.

Fuente: Science Daily, EEUU. Leer nota original En inglés.

Ref: Brian Butterworth, Sashank Varma and Diana Laurillard. Dyscalculia: From Brain to Education. Science, 27 May 2011: Vol. 332 no. 6033 pp. 1049-1053 DOI: 10.1126/science.1201536

Artículo tomado de:

http://sintesis-educativa.com.ar/index.php?option=com_content&view=article&id=444:las-neurociencias-acuden-en-ayuda&catid=7:internacionales&Itemid=3

 

 

Acerca de tonavasseur2011
Contador Público y Psicopedagoga. Mi pasión: la Matemática... en un continuo aprender y enseñar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: