Un estudio muestra que los niños pequeños ya poseen un pensamiento científico instintivo

El pensamiento científico exige saber que algo puede ser aprendido, y supone desarrollar un modo de aprenderlo. Un reciente estudio sugiere que los niños pequeños ya son sensibles a estos factores y los integran para guiar sus juegos exploratorios.

Los resultados apoyan la analogía con la ciencia que ha impregnado a las teorías contemporáneas del desarrollo cognitivo.

Claire Cook y Laura E. Schulz, del Departmento de Ciencias Cognitivas y del Cerebro del Massachusetts Institute of Technology (EEUU) y Noah D. Goodman, del Departamento de Psicología de la Stanford University (EEUU), sometieron a 60 niños de 4 y 5 años a dos experimentos.

En el primero, se presentaba a los niños un juguete que tocaba música y emitía luces cuando se lo activaba con unas esferas. Algunos niños veían que cualquiera de cuatro esferas que era puesta en el juguete de a una por vez lo activaba. Esta era la condición “no-ambigua”.

Otros grupo era sometido a una situación ambigua, en la que solo dos de las esferas activaban el juguete, y las otras dos no lo hacían. Los investigadores efectuaban la demostración, y decían “¡Caramba! ¡Mira eso! Me pregunto qué es lo que hace funcionar a esta máquina…”. Y luego dejaban a los niños libres para interactuar con ella.

En la fase exploratoria, los niños recibían dos pares de esferas diferentes de las que habían visto en la demostración. Un par estaba unido permanentemente, en tanto el otro podía separarse. Los niños tenían un minuto para jugar.

Los niños que habían visto que cualquier esfera activaba el juguete casi no se preocupaban por separar el par de esferas unidas para probar con una o con otra. De hecho, apenas 1 en 20 se preocupó por hacer este “experimento”.

En contraste, los niños que habían visto la demostración ambigua separaban las esferas y las probaban individualmente para ver cuáles activaban al juguete, y cuáles no lo hacían.

En una segunda etapa, los niños recibían un único par de esferas permanentemente unidas. Los niños debían idear una solución completamente original, que consistía en posicionar una mitad del par de esferas de tal modo que el juguete se activase.

Nuevamente, los niños que habían asistido a la demostración ambigua se esforzaron mayoritariamente por aplicar la técnica descripta a fin de activar el juguete, en tanto solo un miembro del otro grupo intentó dicha solución.

“Estos resultados sugieren que los niños de preescolar son capaces de percibir la evidencia que distingue a los estados de conocimiento de los estados de ignorancia, y pueden generar intervenciones novedosas que aíslan variables y maximizan el potencial de adquirir nueva información”, afirman los investigadores.

Hay aquí una enseñanza para los educadores: toda lección debe sugerir la existencia de un conocimento más profundo, para que el instinto investigador del niño lo conduzca hacia el autoaprendizaje y la superación.

Fuente: The British Psychological Society, Gran Bretaña. Leer nota original En inglés.

Anuncios

El entrenamiento de la memoria mejora la inteligencia, pero no en todos los niños

El mercado está inundándose con productos comerciales para “entrenar el cerebro y aumentar la inteligencia”. Un reciente estudio de la Universidad de Michigan (EEUU) muestra que el entrenamiento sistemático de la memoria de corto plazo efectivamente mejora el razonamiento abstracto, pero sólo en aquellos niños que disfrutan de la actividad.

La psicóloga Susanne M. Jaeggi lideró un estudio publicado en los Proceedings de la National Academy of Sciences de los EEUU, usando diversas herramientas lúdicas para estimular la memoria funcional en un grupo de 32 niños que debían memorizar secuencias de posiciones en una grilla, e inmediatamente después de observar el patrón tenían que responder preguntas sobre él.

A medida que cada niño avanzaba, las secuencias se volvían cada vez más complejas, desafiando su capacidad para recordar secuencias y memorizar patrones.

Jaeggi calificó a esta tarea, conocida entre los psicólogos como el “test n-back”, como “diabólica. Si se pierde el ritmo tan solo un poco, hay que empezar todo de nuevo”.

Cuando tras un mes de entrenamiento intensivo los investigadores analizaron los resultados, no hallaron mayores diferencias con el grupo de control. Pero pronto descubrieron que el subgrupo de niños que efectivamente había obtenido los mejores resultados en el test eran los que más habían mejorado sus capacidades para el pensamiento abstracto, incluso cuando se los examinó tres meses después.

Según los investigadores, los resultados sugieren que los programas de ejercitación o entrenamiento cerebral son útiles, pero únicamente cuando los niños son receptivos a ellos, están naturalmente motivados y sienten que los arduos desafíos del entrenamiento son, en realidad, muy divertidos.

Artículo original:

http://sintesis-educativa.com.ar/index.php?option=com_content&view=article&id=500:el-entrenamiento-de-la-memoria-mejora-la-inteligencia-pero-no-en-todos-los-ninos&catid=7:internacionales&Itemid=3

A ejercitar nuestras mentes… Acertijos Lógicos


Un creciente número de estudios científicos concluyen que ciertos ejercicios cerebrales ayudan a mantener la salud cognitiva. 

Los acertijos lógicos son  juegos que consisten en encontrar la solución de un enigma o el sentido oculto de una frase utilizando  la intuición y el razonamiento. Para resolver los acertijos más comunes hay que hacer uso de la imaginación y de la capacidad de deducción. La resolución tiene que darse sólo sabiendo el  planteamiento del enunciado por lo que no se permite realizar preguntas de ningún tipo.

Vamos a ejercitar un poco nuestras mentes:

” Un hombre está al principio de un largo pasillo que tiene tres interruptores, al final hay una habitación con la puerta cerrada. Uno de estos tres interruptores enciende la luz de esa habitación, que  está inicialmente apagada. ¿Cómo se puede saber con segurar qué interruptor enciende la luz recorriendo una sola vez el trayecto del pasillo?”  Pista: El hombre tiene una linterna.

” Un encuestador está realizando preguntas a una mujer en su casa: ¿Número de hijos? Tres dice ella. ¿Edades? El producto de las edades es 36 y la suma es igual al número de la casa, responde. El encuestador le dice a la mujer que los datos no son suficientes; la mujer piensa y le dice: tiene razón, la mayor estudia piano.  Esto es suficiente para que el encuestador sepa las edades de los hijos. ¿Cuáles son?”

Ejercicio Cerebral… El enigma de los cinco piratas

Un enigma es un secreto oculto que aparentemente parece que no tener solución. Una vez descubiertos algunos enigmas se convierten en acertijos. Para resolverlos lo más importante es un buen razonamiento lógico. Los verdaderos acertijos no tienen ninguna clase de trampa ni dificultad matemática.
Hoy proponemos poner a prueba nuestra capacidad de razonamiento lógico con el enigma de los cinco piratas:
En lo más profundo del Caribe, cinco piratas enterraron sus tesoros en una misma isla. Debes descubrir en que playa desembarcó cada pirata, donde enterró su tesoro y en que consistía este.
1-Ningún pirata enterró el tesoro en la misma playa en que desembarcó.
2-El Capitán Blood enterró monedas de oro, pero no lo hizo en el centro de la isla.
3-Quien desembarcó en la playa este (no fue el Capitán Muerte) llevo tejidos de seda y oro.
4-Quien desembarcó en la playa sudoeste enterró el tesoro en la playa oeste.
5-El Capitán Negro desembarcó en la playa oeste. No llevaba vasijas.
6-En la playa sur se desembarcaron diamantes que no se enterraron en la playa norte.
7-El Capitán Murder desembarcó en la playa norte, pero no enterró su tesoro en el centro de la isla.
8-Las perlas se enterraron en la playa este.
Y las variables son:
Piratas: Blood, Maldito, Muerte, Murder, Negro
Desembarco: Este, Norte, Oeste, Sudoeste, Sur
Tesoro: Diamantes, Monedas, Perlas, Tejidos, Vasijas
Entierro: Centro, Este, Norte, Oeste, Sur
Tomado de: